GS1 Chile
El Lenguaje Global de los Negocios

DataBar y DataMatrix: más datos por captura


Si miramos un envase de yogurt o cualquier otro producto encontramos el tradicional código de barras EAN 13. Por años esta simbología ha estado presente en todos los artículos comercializados en los puntos de venta, desde la farmacia a la tienda de ropa. Y si bien su aporte ha sido significativo, los nuevos tiempos abren paso a las simbologías de dos dimensiones DataBar y DataMatrix.

¿La razón? La cantidad de datos. El EAN solo recoge el GTIN 13 de la unidad comercial por lo tanto brinda muy poca información: el cliente puede obtener el precio del producto y pagarlo; el comerciante llevar el control de la venta y stock; ver la aceptación de un producto frente a otro, etc. Asimismo, en la operación de venta final, se recoge el RUT del comprador, así las empresas pueden asociar qué compra cada cliente, cuándo y dónde.

Sin embargo, existe más información variable al momento de la venta, como el lote y fecha de vencimiento, que es imprescindible recoger y que se puede capturar con DataBar en el ámbito del consumo masivo (alimentos y todo lo que se pueda adquirir en la sala de ventas de un supermercado) y DataMatrix para todo el ambiente de salud (medicamentos, insumos médicos, etc.), productos químicos, agroquímicos e industriales.

Capturar estos datos permite a las empresas, por ejemplo, contar con la información necesaria para evitar que se venda un producto trazable, ya sea un alimento o medicamento, si está vencido; ser capaces de responder a un proceso de recall (retirada de producto por algún tipo de anomalía).

Desde hace años, estas simbologías se utilizan en otros países con excelentes resultados, como en el caso de los medicamentos en Argentina.

Sustituir EAN-13 por el DataBar o DataMatrix, implica desafíos para los actores de las cadenas logísticas. Desde el origen, el fabricante, hasta el momento de la venta en el POS o Punto de Venta. Estos cambios, por supuesto llevan asociados costos y variaciones, no sólo en las líneas de producción que deberán imprimir las nuevas simbologías con el GTIN-13, más los datos variables de trazabilidad como el lote y la fecha de vencimiento, sino en los scanners biópticos de los supermercados y locales de venta de productos farmacéuticos, sino en otro aspecto más importante que es lo referente a las aplicaciones informáticas que hay detrás de los scanners, las cuales deberán ser adaptadas para recoger, ya no un solo dato, sino tres, o cuatro cuando se añade el número de serie.

A nivel mundial este cambio es importante y debe darse en algún momento, GS1 desde hace años ha planteado la conveniencia de migrar a las nuevas simbologías, por seguridad de los consumidores, por trazabilidad de los productos sensibles y/o críticos, y por el bien de toda la cadena logística que trabajará con información mucho más rica y concreta de lo que se está haciendo hasta ahora, lo cual sin duda contribuye a la seguridad de los consumidores y pacientes.